Skip to content

“¿Tranquilizarnos o preocuparnos?”

junio 14, 2010

Este es uno de esos artículos que copio y guardo aquí, por que los datos que da son importantes.  Se rompen récords de violencia en México. Hay dos víctimas inocentes diarias en esta guerrita loca de Calderón. Al paso que vamos, ¿nos faltan 40 años mas de violencia?

“La violencia relacionada con el crimen organizado se ha incrementado. De acuerdo al conteo de El Universal, hace cuatro años, en el 2006, transcurrieron 331 días en el año para alcanzar la cifra de dos mil ejecuciones. En el 2007, esta cifra se alcanzó en 284 días. En el 2008, en 186. En el 2009, en 110 jornadas. Y este año, tan sólo pasaron 74 días para llegar a los dos mil ejecutados.

De acuerdo a este mismo periódico, “el récord de homicidios relacionados con el hampa lo tenía el día 3 de noviembre de 2008, cuando 58 personas perdieron la vida”. Sin embargo, el viernes pasado se rompió el récord con 85. En Chihuahua ocurrieron 38 ejecuciones; en Tamaulipas, 20. También hubo homicidios violentos en once entidades federativas.

Otro récord cayó. Del 5 al 11 de junio, en el conteo de muertes violentas relacionadas con el narcotráfico de Reforma, se registraron un total de 271, la semana “de mayor número de ejecuciones en el sexenio”. El récord anterior lo tenía la semana del 13 al 19 de mayo con 251. Este periódico ya registra 4 mil 929 ejecuciones en lo que va del 2010, cuando a lo largo de todo el 2009 asentó un total de 6 mil 587.

Hasta el sábado, Excélsior tenía registrados un total de 4 mil 756 ejecuciones en el 2010. Todo indica que este año llegaremos a 10 mil ejecutados en un solo año.

El Presidente acepta que la violencia se ha “exacerbado con el tiempo”. Un desplegado firmado por él, publicado el domingo, reconoce que “las violentas “ejecuciones” de las que se da cuenta cotidianamente generan una situación de intranquilidad en la población”. Y ofrece una explicación de por qué se ha incrementado la violencia: “es la guerra que libran entre sí los distintos grupos criminales del país. Las bandas se disputan el control de territorios y ciudades, lo que ha provocado un crecimiento expansivo de las “ejecuciones” (…) Más que una “guerra del gobierno contra el narcotráfico”, la guerra más mortífera que existe es la que libran los criminales entre sí”.

El Presidente ofrece cifras: “el gobierno puede detectar razonablemente indicios sobre las causas de los homicidios cometidos en aproximadamente un 70% de los casos. Alrededor del 90% de estos casos de homicidio con algún indicio en su causa corresponde a personas muy probablemente vinculadas a organizaciones criminales, que caen durante enfrentamientos o ejecuciones entre bandas”.

Resultan reveladoras estas cifras. Para empezar, el Estado tiene indicios razonables en el 70% de las ejecuciones. En el resto, es decir el 30%, no se tiene idea de qué pasó. Tomando en cuenta el conteo de Reforma de lo que va en 2010, es decir 4 mil 929 ejecuciones, esto equivale a mil 479 homicidios en los que el gobierno no tiene indicio alguno de por qué los mataron. Estamos hablando de un promedio de nueve ejecutados al día de los que no hay información.

Ahora bien, del 70% de los que se tiene un “indicio razonable”, el Presidente dice que el 90% son ejecuciones entre bandas del crimen organizado. Estamos hablando de alrededor de 3 mil 105 en lo que va del año, es decir, unas 19 personas al día en promedio. La pregunta es: ¿debe tranquilizarnos que la violencia en México se deba a que los criminales se están matando entre ellos?

Yo pienso que no y explico por qué.

Para empezar, no me convencen los números del Presidente. Calderón dice que se tiene indicios de que el 90% del 70% de los ejecutados son criminales que fueron asesinados por bandas rivales. Un indicio, de acuerdo al diccionario, es una “cantidad pequeñísima de algo, que no acaba de manifestarse como mensurable o significativa”. En otras palabras: no existe evidencia significativa de que estos números sean correctos. Igual y son ciertos. Igual y no. Sin una certeza mayor, no podemos saber a ciencia cierta si los ejecutados son criminales que han sido asesinados por otros criminales.

Supongamos, sin embargo, que son ciertos. Entonces, ¿debemos sentirnos tranquilos? ¿De verdad queremos un país donde los criminales hagan una especie de limpieza étnica de los de su clase?

Algunos pensarán que sí: que llegará el día en que el crimen organizado desaparecerá porque ya se mataron entre ellos. La pregunta es cuánto nos tardaremos en que los criminales se maten entre ellos y cuántos muertos dejarán.

En México existen 40 millones de pobres. Digamos que sólo una minoría, el uno por ciento de esta población, esté dispuesta a entrarle al crimen organizado para tener dinero y sobrevivir. Estamos hablando de un potencial ejército de 400 mil personas que podrían reclutar los criminales. A 10 mil ejecutados por año, esto significaría que el problema terminaría en 40 años. O existe también la posibilidad que la violencia se acelere más y tengamos, por ejemplo, 20 mil o 100 mil ejecutados por año. ¿De verdad queremos llegar a esos niveles de violencia?

Lo cual nos lleva al último punto. De acuerdo a las cifras presidenciales, el 10% de las ejecuciones no están relacionadas con asesinatos entre bandas criminales. Se trata de 345 personas en lo que va del año, un promedio de dos por día. En su texto, el Presidente admite que ha aumentado la probabilidad de víctimas inocentes en fuego cruzado. “Esta tragedia es lo más doloroso para todos”.

No se olvide, entonces, que un país donde hay violencia entre criminales, y la autoridad que los está persiguiendo, es un país donde se incrementa la probabilidad de que uno acabe en la morgue a consecuencia de estar en el lugar equivocado a la hora equivocada. En otras palabras, que usted o alguno de sus hijos sea una de las dos víctimas inocentes que caen por día en la actualidad. Debemos, entonces, ¿tranquilizarnos o preocuparnos?” -“¿Tranquilizarnos o preocuparnos?”, Juegos de Poder, Leo Zuckermann, El Diario de Coahuila, junio 14 del 2010.

jezzy chrissy.. cuando a las notas periodísticas se le agregan matemáticas, esto se vuelve espeluznante. ¿40 años de violencia? Ni que fueramos palestinos!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: