Skip to content

¿Pediremos asilo?

julio 31, 2010

ROMA.- Ni en las peores épocas de la lucha entre el Estado y las mafias en Italia se llegó al nivel de guerra armada que hay en México, aseguró el ex Primer Ministro italiano, Massimo D’Alema.

“Nosotros (en Italia) también hemos vivido momentos de fuertes tensiones con el crimen organizado”, dijo en entrevista con Grupo REFORMA, “pero no se ha llegado a la violencia extrema que se ha vivido en estos últimos años en México o Guatemala.

“Allí hay una guerra armada”, advirtió D’Alema, quien actualmente es presidente de la comisión que vigila los Servicios Secretos ante el Parlamento italiano y de una asociación política llamada Italianos Europeos.” – ‘Hay en México guerra armada”, – Irene Savio, El Norte, 29 de julio del 2010.

o-o-o-o-o-o

 

“El Presidente del Comité Parlamentario para la Seguridad de la República Italiana, Massimo D’Alema, también ex Primer Ministro de Italia y ex Ministro de Asuntos Exteriores, en entrevista concedida a Grupo REFORMA, en Roma, consideró que lo que actualmente vivimos en México es una “guerra armada”.

Dijo el experimentado político de izquierda, perteneciente al liderazgo del Partido Democrático italiano: “Nosotros en Italia también hemos vivido momentos de fuertes tensiones con el crimen organizado, pero no se ha llegado a la violencia extrema que se ha vivido estos últimos años en México o Guatemala. Allí hay una guerra armada”.

Parece increíble, pero resulta cierto que en Europa existe una mayor conciencia respecto a la gravedad, seriedad y posibles repercusiones del problema de violencia e inseguridad que padece México, que la que hay -por ejemplo- entre los políticos norteamericanos.

Con esta percepción manifestada por este estadista de 61 años, invitado recientemente por la London School of Economics a dictar una cátedra sobre el futuro de la Unión Europea y la izquierda, ¿ustedes creen que él hubiera votado a favor de presupuestar míseros 175 millones de dólares para la Iniciativa Mérida?

Si México fuera vecino de Italia, políticos como D’Alema, con plena conciencia, estamos seguros de que hubieran realizado un mayor esfuerzo por FONDEAR adecuadamente una iniciativa tan importante en la lucha contra la violencia del narcotráfico como lo es la Iniciativa Mérida, la cual hasta el momento y de acuerdo a un organismo del mismo gobierno norteamericano, la Oficina de Auditoría del Gobierno (GAO por sus siglas en inglés), no ha fijado, y menos difundido, “metas concretas”, de tal manera que es imposible determinar su éxito o fracaso.

En suma, no saben si el dinero que están gastando, aun siendo tan poquito en términos absolutos y comparativos vista la magnitud del problema conjunto que enfrentan ambas naciones, ha rendido frutos.

Nos queda claro que dentro del Departamento de Estado no tiene la importancia que merece este programa, por lo tanto, no lo administran, impulsan y promueven de manera adecuada.

Por ello recibe de los legisladores un trato menor.

Si lo que tenemos en México, como afirma D’Alema, quien preside la comisión que vigila los servicios de inteligencia italianos ente el Parlamento, es una “guerra armada” que pone en peligro la seguridad de nuestra inmensa frontera compartida y que como agente desestabilizador puede servir para encubrir las actividades terroristas de las organizaciones extremistas de Medio Oriente dirigidas contra Estados Unidos, ¿cómo es posible que le otorguen tan baja prioridad presupuestal?

No hay para nosotros otra explicación que la llamada “ceguera de taller”.

Los traen embobados a los políticos vecinos sus divisiones internas, el pleito por la Presidencia del 2012, el odio al Presidente Obama de los radicales republicanos (parcialmente racial de origen), las fallidas guerras en Iraq y Afganistán, la crisis económica y otros temas que los ocupan de tal forma que ya no les quedan neuronas para dimensionar el enorme peligro que para ellos significa el desmoronamiento de la paz y el orden público en México.

En forma individual existen, sobre todo en los estados fronterizos, legisladores norteamericanos que comienzan a dimensionar el problema y externan preocupación.

Mas colectivamente, como Congreso, los vecinos están totalmente perdidos en sus propios rollos y no atinan a levantar la vista y percatarse de algo tan obvio que desde EUROPA lo divisan: en su zaguán se está librando una “guerra armada”, sin cuartel, cruenta, que está tasando al Estado mexicano con un costo enorme.

Nuestras instituciones de justicia se están desmoronando abrumadas por la intimidación y corrupción de las organizaciones delictivas, ello ha generado una impunidad generalizada que a su vez ha gestado aún más violencia y el colapso del orden público en muchas regiones de México.

Coincidentalmente, las más cercanas a la frontera con Estados Unidos son las más afectadas… ¡y aun así los vecinos muestran una pasmosa ignorancia!

Estando tan cerca no PERCIBEN lo que otros dimensionan de manera muy acertada ¡desde el OTRO LADO DEL ATLÁNTICO!

D’Alema llevaba excelentes relaciones con la Dra. Condoleezza Rice, Secretaria de Estado con Jorgito Arbusto Pequeño, mas no sabemos si la señora Hillary Rodham Clinton, su sucesora, dispone de tiempo más allá de planear la insultantemente onerosa boda de su hija como para escuchar a sus colegas europeos cuando señalan lo obvio: ¡eso es guerra!

¡Ojalá y les pusiera más atención a ellos para escucharlos que la que nos dispensa a nosotros los mexicanos!
fricase@elnorte.com” – “FRICASÉ / ¿Así o más claro? “, El Norte online, 30 de julio del 2010.

 

¿Increíble los gringos no perciban el problema de violencia y guerra que tienen al otro lado de la frontera?  Yo creo sí lo perciben, no hacen aún nada y es parte del plan.  ¿De que otra manera harían una intervención abierta a n uestro País sin el pretexto de su “national security”?
Y todo inició alla hace años, cuando México buscaba que Estados Unidos lo certificara para tener acceso a créditos… Nada más chequen estos titulares:

“Contempla EU condicionar la Certificación a México”, El Norte online, 8 de noviembre de 1998. Epoca de Clinton.
“Pide RR a México mayor esfuerzo contra las drogas” , El Norte online, 2 de marzo del 1988. Epoca de Ronald Reagan.

Todo es Historia.

Ahora el problema es como hacer si el 50% de la mia familia se quiere ir de México y el otro 50% se quiere quedar aquí.

En el inter, yo ya aprendí a que suenan los balazos y me puedo imaginar a los 90 años diciéndole a quien quiera escuchar: “Los balazos sonaban fuerte. Salíamos a la calle con miedo. Ir al mercado a comprar comida daba miedo pues no sabías si te iban a balacear accidentalmente o secuestrar, pero en la TV te decían el gobierno del Loco de Calderón era maravilloso. Seguía habiendo lucha libre, camiones y misas. Había luz, agua e internet. Ibas al trabajo… pero los que podían se iban. Ya no sabíamos si los balazos eran de narcos o delincuentes comunes – los pobres habían sido dejados a su suerte durante décadas y aprovecharon la ocasion.”

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: