Skip to content

Van 17 muertos inocentes

octubre 17, 2010

Según las cuentas del periódico El Norte van 17 inocentes muertos.

Tienen inocentes un octubre negro

Dejan balaceras y granadazos en dos semanas 2 civiles muertos y 20 heridos

Por EL NORTE / Staff

Monterrey, México (17 octubre 2010).- Norma regresaba de la preparatoria cuando escuchó la detonación y una insoportable sensación de calor abrazó su pierna derecha.

Recuerda haberle ordenado a su cuerpo correr, pero éste no respondió. Se desplomaba herida cuando un segundo disparo le partió la tibia en dos.

“Grité, no sabía qué pasaba, vi a Lucy caer, después mucha gente se cayó, pensé que los habían matado a todos”, cuenta la adolescente de 15 años en el pasillo del Hospital de Zona del IMSS, donde una silla de ruedas mantiene en alto su pierna enyesada desde el muslo.

Norma es sólo una de las 22 víctimas inocentes, dos de ellas muertas, que ha dejado la ola de violencia del crimen organizado en apenas 16 días de un octubre negro.

El viejo discurso político de que los criminales se matan entre ellos ya no aplica más en Nuevo León.

En lo que va del 2010, 17 personas que nada tenían que ver con los hechos han muerto en enfrentamientos entre sicarios y autoridades, o balaceras entre los propios grupos criminales.

Octubre negro inició apenas el segundo día del mes. Esa vez no fue una bala perdida, sino una de las más puras expresiones del terrorismo: un atentado contra la población civil.

Una granada de fragmentación arrojada por unos sujetos explotó por la noche en la plaza principal de Guadalupe, donde aún varias familias daban el paseo sabatino.

El saldo fue de 14 personas heridas, entre ellas 6 niños Juan Carlos Castillo Zamarrón y su esposa aún convalecen de las heridas que les dejaron las esquirlas.

“Ha cambiado (la vida)”, cuenta el padre de familia tras la curación de las dos heridas en la espalda.

“Mi esposa y mi familia tienen miedo de salir, no tienen seguridad, no se sienten seguros”.

Ése era apenas el inicio de un mes fatídico, que continuó cuatro días después cuando sicarios intentaron asesinar a un celador del Penal del Topo Chico en plena Plaza Morelos, hiriendo a 4 inocentes y matando a una más: la estudiante de 21 años, con excelencia académica de la UANL, Lucila Quintanilla.

Al atentado sobrevivió Hilda, una ama de casa de 45 años que recibió un balazo en el brazo izquierdo cuando salía con su esposo de la tienda Del Sol.

“Apenas dimos unos pasos y se escucharon los disparos, luego sentí el impacto. Fue algo muy fuerte, le dije a mi esposo: ‘Ya me dieron’, y en ese momento me empezó a salir sangre”, relata en su casa en la Colonia Montenegro, en Santa Catarina.

“Queda mucho temor, no he salido al Centro, no sé cuál sea mi reacción cuando vuelva a ir”.

La semana que hoy termina marcó tres hechos violentos más con sangre inocente derramada.

El lunes, César Erubiel Díaz Vanegas, de 10 años de edad, fue herido de gravedad durante un tiroteo entre un grupo armado y policías estatales en La Estanzuela, en el sur de Monterrey.

El pequeño viajaba en un camión de la Ruta 5 Estanzuela con su madre, Nora Elia Vanegas, y su hermanita Miriam Itzel, de 5 años.

Aunque su madre intentó protegerlos tirándolos al suelo, César fue alcanzado por una bala que entró por su axila derecha y dañó su intestino delgado.

El pequeño convalece estable en el Hospital de Zona del IMSS.

Tres días después, en un enfrentamiento entre marinos y presuntos sicarios en la Carretera a Saltillo, en Santa Catarina, una joven de 18 años resultó herida en el brazo derecho, cuando salía de una tienda de conveniencia.

La madrugada del viernes, otra víctima inocente perdió la vida alcanzada por las balas: Francisca Espinosa Olivares, de 30 años, madre de una niña de 4 años y trabajadora doméstica.

La mujer fue herida en la cabeza y una pierna cuando al salir con una pareja de amigos a comprar refrescos se encontraron con un tiroteo entre pistoleros que circulaban en dos vehículos en la Colonia Fomerrey 25, al norte de la Ciudad, y en el que presuntamente estarían implicados agentes ministeriales ebrios.

Todavía no termina el año y la ola de inseguridad en el Estado ya suma otro récord “negro”.

Van 17 inocentes muertos… y contando.

Por Osvaldo Robles, Alberto Rodríguez y Gabriel Talavera

Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo

ESTA NOTA PUEDES ENCONTRARLA EN:
http://www.elnorte.com/local/articulo/1179674/
Fecha de publicación: 16-Oct-2010

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: