Skip to content

Y ahí los esperó

noviembre 23, 2010

Me da gusto ver que en Twitter don Alejo Garza Tamez es uno de los temas trend.
Reitero que yo no lo conocí ni a él ni a su familia.  El que probablemente lo llego a conocer fué mi padre (qepd) , pues tambiín esos andurriales de Chihuahua y Durango fuerón sus rumbos en su juventud.
Pero sigue impactándome lo películesco que ha llegado a ser nuestra realidad en pleno siglo 21. A mano propia, a pleno balazo, defendemos lo propio que nos ha tomado una vida entera lograr. El gobierno no parece tener Plan B. Esto ya es una película del Viejo Oeste.

Me gustó esto que escribió Ciro Gómez Leyva, y siguiendo con mi costumbre de guardar las notas que me impactan, y que además retratan la increíble realidad que vivimos, aquí la guardo.

23-Noviembre-2010 Don Alejo Garza Tamez eligió cómo y cuándo morir. Quizá sin haberlo leído nunca, personificó al gran hombre de Séneca: aquel que no sólo se impone a la muerte, sino que sale a su encuentro.
Según lo contó ayer Milenio, los malos (zetas, golfos, sicarios, perros de guerra, qué mas da) se apersonaron hace dos sábados en el rancho de Don Alejo, a 15 kilómetros de Ciudad Victoria, capital del derrumbado Tamaulipas. Le dieron 24 horas para que les entregara la propiedad y se largara. Pero el hombre de 77 años, empresario maderero y cazador, no pensaba rendirse. Quería tener hasta el último minuto la hora exacta de su vida. Sacó a los empleados, aceitó pistolas y rifles deportivos y esperó, una a una, el paso de las 24 horas.
Los malos llegaron puntuales. Don Alejo los recibió a tiros, mató a cuatro, hirió a dos, antes de que, inexorablemente y con granadas de por medio, dieran con él y lo ejecutaran.
Podrá decirse, y con razón, que don Alejo se quería morir. Lo cierto es que los malos no se pudieron quedar con el rancho. Don Alejo les hizo saber con su vida que en su propiedad las cosas se movían más de la cuenta y así les echó a perder el despojo.
¿Un héroe? Para mí, no hay duda, se trata de un civil que en solitario derrotó a los criminales.
Su sacrificio hace más clara que nunca la evidencia de que en el México de la guerra no hay certeza para nadie. Basta la historia de Don Alejo para afirmar que la guerra se va perdiendo y que, tal vez, ya esté perdida.
Y hace tentadora la idea de la justicia por mano propia, que muchos “alejos” parecen estar acariciando en el norte de la República. ” – “Don Alejo es un héroe”, por Ciro Gómez Leyva, periódico Vanguardia, 23 de noviembe del 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: