Skip to content

“Intervencionismo” – Juan Carlos Sánchez Magallán

febrero 16, 2011

Y los tambores de guerra de Estados Unidos siguen sonando …
Otro artículo de periódico que mejor guardo aquí para evitar el odiado “404”.

Intervencionismo
Una larga cadena de experiencias dolorosas ha cultivado nuestro instinto de conservación frente a EU.

por Juan Carlos Sánchez Magallán, Excelsior, 16 de febrero 2011.

La tentación está ahí y se manifiesta a la primera oportunidad: a la señora Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interna del gobierno, y a Joseph W. Westphal, subsecretario del ejército estadunidense, les llegó la preocupación de la larga lista de sucesos ocurridos en la lucha contra el narco y la primera declaró: “Estamos listos para ir con vigor contra cárteles” y, el segundo, se refirió al peligro de que “el crimen organizado tome el control del gobierno” (mexicano). Ambos coinciden en un deseo inocultable: intervenir.

Una larga cadena de dolorosas experiencias ha cultivado nuestro instinto de conservación frente a nuestros ambiciosos vecinos del norte y ante esas expresiones sentimos soplar los aires del intervencionismo.

Los estadunidenses están ansiosos de intervenir con sus fuerzas represivas, incluido el ejército, en el territorio nacional, para poner fin a una guerra defectuosamente disimulada e interminable contra la delincuencia organizada y manifiesta a cada día, en alguno de los puntos de la geografía de la República Mexicana.

Los responsables de mejorar las novedades de la lucha contra la delincuencia, ávidos de espectacularidad, deseosos de hacer sentir a la opinión pública el término de esa oscura batalla sin fin, cada vez exageran la importancia del último detenido, consiguen alertar la esperanza de la cercana conclusión, y los cuentos hechos nos conducen a deducir la muy lejana victoria final.

Esa larga cadena de eslabones, destinados a convertirse en optimismo, continúa alargándose y dilapida la creencia pública en el gobierno, en forma especial en Ciudad Juárez de la frontera del norte, al punto de conseguir la desconfianza de los vecinos y, lo más inquietante, estimularles su abierto apetito de correr presurosos a prestar sus buenos oficios de gendarmes del mundo.

Las repercusiones de los casos de Túnez y Egipto, sin duda condujeron al presidente Calderón a profundizar el aniversario de la Marcha de la Lealtad, exhibiendo lo identificadas que están las Fuerzas Armadas con los genuinos intereses de la República. La exhibición pudo muy bien ser un mensaje a los oficiales del Ejército y a los de la Marina de no inclinarse a tentaciones golpistas frente a provocaciones externas.

Ante los sucesos mundiales unidos a las experiencias históricas, no es fácil creer en la coincidencia de declaraciones, de dos funcionarios de tan elevada representatividad, frente al tema de la delincuencia en otro territorio. La casualidad es que ese territorio es el nuestro y la cercanía geográfica estimula la facilidad para una invasión súbita, justificada ante el mundo, como la mano salvadora de un país amigo.

El presidente Obama acertó en Egipto. Sus palabras sobre un mundo nuevo, adelantado gracias a los avances tecnológicos, resultaron acertadas frente a un régimen petrificado en una sociedad sumida en la miseria. No es el caso mexicano. No hemos alcanzado el pleno desarrollo pero estamos conscientes de cuanto significa nuestra patria.

Por el bien nacional, el secretario García Luna debía hacer público un perfil de cuanto ha significado la lucha contra la delincuencia, sus logros, sus debilidades, la falta de la inteligencia, los elementos humanos comprometidos y caídos en una guerra convocante del malestar en la opinión nacional, y algo sustantivo cuanto imprescindible: el plan cronológico para obtener un final a tanto sacrificio.

El sexenio ya camina en su año cinco. La nación debe y tiene derecho a saber cuál va a ser la cosecha y, sobre todo, cómo se considera concluir una guerra mal disimulada, cuyo paso dejó enlutados más de 35 mil hogares.
*Abogado y político
sanchezmagallan@hotmail.com

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: